Etiquetas

, , , , , ,

Un aria (palabra italiana que significa “aire”) es una pieza musical creada para ser cantada por una voz solista, habitualmente con acompañamiento orquestal y como parte de una ópera.

Durante los siglos XVII y XVIII la forma de aria predominante es la conocida como aria da capo, dividida en tres partes (A, B, A’), aunque realmente articulada en cinco secciones, ya que la primera parte (A) aparece a su vez dividida en dos secciones.

La reexposición que redondea la forma (A’) normalmente no está escrita, sino que viene reclamada por la indicación da capo (en italiano: “desde la cabeza”, es decir, desde el principio), o dal segno (desde el signo), y de ahí su nombre. Conforme a la práctica interpretativa de la época, el cantante solía adornar con improvisaciones la reexposición (A’).

Mientras que en el recitativo secco (apoyado solo por acordes) se relata una acción dramática, en el aria los acontecimientos se detienen para expresar el estado psicológico de los personajes (los “afectos”), y de ahí que este tipo de forma, cerrada sobre sí misma, se adapte perfectamente a dicha función.

La parte B se halla, en la mayoría de los casos, coordinada motívicamente con A, de tal modo que se distingue sobre todo por su tonalidad (entra, por norma, en la tonalidad relativa) y a veces por su carácter más arrebatado.

Muchas veces, la forma se ve interrumpida a su vez por un ritornello instrumental recurrente, derivado directamente de la parte vocal.

Como ejemplo, escuchemos el aria da capo Lascia ch’io pianga, de la ópera Rinaldo de Händel:

Anuncios