Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Fuga es una composición musical en un solo tiempo y sobre un solo tema. De este único tema se deriva el total de la obra, de forma que su enun­ciado engendra y controla todas sus diversas ramificaciones, su forma, sus distintos períodos, etc.

Se caracteriza además por su textura polifónica no jerarquizada imitativa, de forma que el evolucionar de las distintas tonalidades es secundario frente al dialogo cuidadosamente estructurado entre las diversas voces: la fuga expresa y patentiza una semántica eminentemente “horizontal” (contrapuntística).

El tema recibe también el nombre de sujeto (o dux). La imitación del tema recibe el nombre de respuesta (o comes).

Forma de la Fuga:

1- Exposición: primera parte de la fuga, donde el tema se expone una o más veces en cada una de las voces que intervienen.

2- Desarrollo o sección media: en ella se introducen uno o más episodios de gran riqueza modulatoria (tonalidad relativa, subdominante, dominante, etc.).

3- Reexposición: generalmente empieza cuando el sujeto vuelve a la tonalidad inicial de la fuga y de aquí a la culminación de la obra.

4- Final: En esta sección concluyente es donde suelen aparecer el stretto (entradas imitativas muy seguidas, casi superpuestas), el pedal en el bajo y la cadencia final.

Como ejemplo, escuchemos la “pequeña fuga” en sol menor de Bach:

La Fuga en la historia:

La Fuga es una forma musical eminentemente barroca, aunque sus antecedentes (el ricercar y la canzona) pueden rastrearse hasta el siglo XVI.

El compositor de fugas más importante es sin duda J. S. BachEl clave bien temperadoEl arte de la fuga son claros ejemplos de su maestría.

En períodos posteriores al Barroco muchos compositores utilizaron el procedimiento del fugado en algunas de sus obras, e incluso existen fugas propiamente dichas compuestas tanto en el siglo XIX como en el XX. Son dignas de mención entre estas últimas la Gran Fuga para cuarteto de cuerdas de Beethoven,  el primer movimiento de Música para cuerda, percusión y celesta de Béla Bartók y los 24 preludios y fugas para piano opus 87 de Shostakovich.

Anuncios