La palabra “desarrollo” se usa en música con dos significados principales:

1- para llamar a la sección “central” del esquema de sonata (o forma sonata)

2- para indicar una serie de técnicas de transformación temática o motívica.

De hecho, esta homonimia se debe a que las técnicas de transformación temática son usadas de forma extensiva en la sección de desarrollo del esquema de sonata (aunque no sólo en esa sección, sino que pueden aparecer en la exposición y en la reexposición y recapitulación, especialmente a partir de Beethoven).

Por su parte Jan LaRue habla, en su libro “Análisis del estilo musical“, de que el compositor en cualquier momento de su composición tiene cuatro opciones básicas de continuación: recurrencia (o repetición), desarrollo (o interrelación), respuesta y contraste, incluyendo el desarrollo todos los cambios que derivan claramente del material precedente, tales como variación, mutación, secuencia u otras formas de paralelismo menos precisas, además de las técnicas de inversión, disminución, aumentación y retrogradación de motivos dados.

Un tema o un motivo se puede transformar de muchas maneras, y diferentes autores mencionan sus propios listados de dichas técnicas.

Según Charles Rosen (Formas de Sonata), “las técnicas de la transformación temática son: 1) la fragmentación; 2) la deformación, 3) el empleo de los temas (o fragmentos) dentro de una textura imitativa contrapuntística; 4) la transposición y adaptación en una rápida secuencia modulante”.

Otros autores incluyen otras técnicas, como la contracción y expansión de intervalos melódicos, la disminución y aumentación y otras metamorfosis rítmicas (como el cambio de posición de los acentos rítmicos), el cambio de instrumentación, el cambio de voz dentro de la polifonía, la adición de un contrapunto, etc.

Para saber más:

Motivic Development.pdf

Anuncios